ContextoEdición 24

Nuevos educadores para los nuevos retos del siglo XXI


Las grandes transformaciones del mundo, a partir del año 1771, se han presentado por revolucionarios cambios tecnológicos, que han permitido a la humanidad gran auge y desarrollo.

En 1771, se inicia la Primera Gran Revolución Industrial, en Gran Bretaña, gracias a haberse encontrado el gran poder de procesar agua para mejorar la agricultura, el transporte, la guerra y los procesos de manufactura. Se inicia un crecimiento nunca visto del comercio internacional ayudado por el desarrollo de centros urbanos, unidos por el rápido ferrocarril, que permitieron incrementar negociaciones de manufacturas y de materias primas -hierro, carbón- y de bienes productivos diseñados para elaborar nuevos productos.

Transcurridos un poco más de cien años (1875), el mundo encuentra la Segunda Revolución Industrial, con el gran descubrimiento y desarrollo de la electricidad, que conjuntamente con empresas de ingeniería eléctrica, de química, metalurgia, de comunicación, de enlatados, de embotelladoras y de empaques, generan un intercambio comercial presentándose por primera vez el fenómeno de la globalización.

Nace la revolución del transporte con la industria del automóvil, con toda su teoría de masificar la producción industrial, llevando la mecanización a la agricultura. Las dos grandes guerras mundiales, a su término, permiten un crecimiento postconflicto, entrando el consumo masivo a todos los continentes, popularizándose los “estilos de vida” norteamericana.

La era de la postguerra, lleva al mundo a la confrontación del este versus el oeste, lo que nuevamente permitió encontrar elementos altamente Innovadores, que llevaron a una nueva Tercera Gran Revolución Industrial, que se inicia a partir del año 1971 -casi 100 años después-, en EE. UU., expandiéndose rápidamente al mundo entero, con su mayor crecimiento en Japón, Corea del Sur, China e India.

Se presenta al mundo una nueva herramienta con la cual se puede manejar, interpretar y guardar gran información.

Esta nueva herramienta -el computadorpermitió el desarrollo de una comunicación universal rápida, efectiva, segura y económica, que facilitó la globalización total, la producción más flexible y la popularización y democratización del conocimiento, que llevó a un nuevo y diferente “estilo de vida” presente en los hoy descritos como: nativos digitales-milenials-centenarios- quienes son hombres y mujeres inmersos en las nuevas tecnologías, con expectativas claramente definidas y con una gran claridad sobre cuál es su rol social. Además, hoy, con un criterio definido por ellos, sus padres, sus referentes, sobre cómo recibir, aceptar y ejecutar su educación, para afrontar la novedosa e incierta Cuarta Revolución Industrial.

La Cuarta Revolución Industrial llega al mundo cuando el cerebro humano inicia la creación e implementación de la inteligencia artificial, que aspira a entregarle a la sociedad estilos de vida con comodidades y facilidades nunca antes conocidas, así como también cambios profundos en sistemas y procesos, que generarán más productividad, más competitividad, más calidad, más y mejores productos o servicios.

 

La Investigación y Desarrollo (I+D) se perfila más rápida, menos riesgosa y más económica.

La Cuarta Revolución Industrial abrirá nuevas, rápidas y seguramente desconocidas oportunidades, las cuales deberán ser atendidas por individuos con altas capacidades de innovación y de gestión del conocimiento, quienes deberán “ser capaces de pensar críticamente, de actuar éticamente y hacerse las preguntas correctas” (Louise Richardson).

  • La inteligencia artificial cambiará radicalmente áreas tales como:
  • Educación
  • Transporte
  • Salud
  • Alimentación
  • Agronegocios
  • Comunicación
  • Servicios
  • Manufacturas
  • Comercio
  • Banca
  • Bolsas de valores
  • Genética
  • Física
  • Astrofísica

Estas áreas serán estudiadas, apropiadas e intervenidas por nuevos jugadores, cuyos negocios y experiencias seguramente no presentan ningún antecedente en dichos mercados, gracias a la inteligencia artificial.

Estos nuevos participantes entrarán rompiendo muchos de los paradigmas paralizantes, de los productores tradicionales.

Ejemplos de este tipo de competencias serán cada día más frecuentes y más numerosas, en áreas como:

  • Educación a todos los niveles
  • Autos autónomos -sin conductor
  • Autos a batería
  • Transporte de carga
  • Transporte de pasajeros
  • Servicios comerciales
  • Servicios de alimentación
  • Cuidados del hogar
  • Compras y abastecimientos del hogar
  • Moda
  • Materias primas
  • Energías limpias
  • Diseño
  • Arquitectura como
  • Impresión 3d
  • Turismo-hotelería
  • Educación virtual
  • Medicina preventiva
  • Nutrición
  • Logística
  • Intercambios comerciales

La Cuarta Revolución Industrial, llega al mundo basada en la creación, implementación y evolución de la inteligencia artificial, inmersa en un mundo con grandes cambios sociales, derivados de lo que el profesor Bauman llamó la modernidad líquida, en la cual la era de las certezas haya terminado, con factores psicográficos que son hoy más determinantes que los factores demográficos, llevando a que las percepciones
sean cambiantes, provocando modificaciones continuas en las actitudes que crean hábitos de muy corta vida, que forman estilos de vida y sus expectativas en segmentos poblacionales pequeños, sin importar circunstancias económicas, de género, de ubicación o de educación.

La modernidad líquida ha generado cambios constantes, con los cuales todo se considera desechable, las rutinas son obsoletas, convirtiendo el mundo en “provisional”, ansioso de permanentes novedades que con flexibilidad le permitan al ciudadano adaptarse a nuevos entornos familiares, de estudio, de trabajo, de tecnologías y de desarrollo.

Esta necesidad de adaptación a dichas nuevas circunstancias hace que el concepto de compromiso desaparezca dificultando la lealtad hacia las personas y hacia las organizaciones.

Desde el punto de vista de la competitividad, la modernidad líquida está obligando a un cambio estructural, que impulsa a todos sus componentes a gestionar el conocimiento de nuevas formas, generando nuevos procesos de aprendizajes y de implementación.
La modernidad líquida inmersa en el big data -en donde la información se dobla cada dos años- y en procesos continuos de desenvolvimiento tecnológicos que hacen que los conocimientos sean obsoletos cada tres años, obligará a todos los participantes activos de la sociedad a una búsqueda continua de capacitación y de investigación, nunca antes requerida.

Hasta acá hemos hecho un corto y no completo análisis del inicio de la Cuarta Revolución Industrial -basada en la inteligencia artificial- pero inmersa en un profundo cambio social -modernidad líquida-, en la cual solo podrán competir como individuos, como organizaciones, como país, como regiones quienes sean capaces de adaptarse, entendiendo que solo sobrevivirán aquellos que se capaciten, observen, estudien, entiendan y acepten los factores tecnológicos, sociales, económicos con los cuales va a convivir.

La educación y todos sus componentes, recursos humanos, físicos, pedagógicos deberá prepararse para capacitar a sus alumnos inmersos en la modernidad líquida y enfrentados a la Cuarta Revolución Industrial, en donde deberán desempeñarse en áreas y posiciones, muchas de ellas aún no inventadas o visualizadas.

Los directivos de instituciones educativas y sus profesores deberán profundizar en la gestión del conocimiento, clarificando cómo este se crea, se aprende, se transfiere, se almacena, se usa y se rehúsa.

Preparar a sus alumnos a enfrentar el futuro, no proyectándolo, sino prospectándolo, y haciéndole entender que en esta Cuarta Revolución Industrial solo sobrevivan los que entiendan los trabajos, se manejarán a períodos muy cortos en los cuales la competencia no será un juego de suma cero. Hoy todos los involucrados quieren y esperan ganar en el juego.

Para alcanzar estos objetivos las instituciones educativas y sus profesores deberán ser capaces de entregar ciudadanos innovadores, capaces de trabajar en equipo, con una mentalidad de servicio basado en principios éticos.

Lo anterior se logrará si tenemos un verdadero cambio en los insights de los responsables de la educación para entregar la capacitación correcta a una nueva sociedad.

Tags
Mostrar más

Luis Obregón

Director de mercadeo y comunicación de la institución Universitaria Colegios de Colombia (UNICOC). Ha sido asesor Estratégico de Alta Gerencia para la dirección de Mercadeo Estratégico en Centro y Suramérica.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Close
Back to top button
Close