Central nacionalEdición 2

La evaluación: un proceso de valoración alternativa e integral desde la visión de Sistema UNO internacional.

Los ambientes digitales de aprendizaje abren un abanico de posibilidades para la formación integral y desarrollan un gran potencial de mejora para la evaluación.

Escrito por William Schutmaat Loew, rector del Colegio Americano de Barranquilla y Eutimio Hernández Martínez, Coach UNO Internacional Colombia. En el ámbito educativo, hablar de evaluación, entendida como la labor de valorar a los estudiantes, es hablar de un asunto complejo, y decimos complejo por la subjetividad e intereses personales de quien evalúa.

En el ámbito educativo, hablar de evaluación, entendida como la labor de valorar a los estudiantes, es hablar de un asunto complejo, y decimos complejo por la subjetividad e intereses personales de quien evalúa. pero afortunadamente la educación del siglo XXi de forma permanente nos está mostrando el camino de lo alternativo, lo continuo, y de la manera integral como los educandos deben ser valorados y evaluados durante el desarrollo de sus desempeños.

El aporte de Sistema UNO Internacional

UNO internacional, por ejemplo, pone al servicio de la comunidad educativa un sistema evaluativo alternativo y de gestión escolar, que les permite a los padres de familia, docentes y estudiantes elegir y tomar decisiones con la única intención de generar cambios significativos en lo personal, en la calidad de los aprendizajes y en la transformación de las escuelas. desde la puesta en marcha de este importante proyecto, en las instituciones educativas donde se ha implementado se evalúan diversos aspectos como las habilidades —haciendo énfasis en las fortalezas de los educandos y no en sus debilidades—, el rendimiento, el entorno educativo, nivel de inglés y la vitalidad digital. Este proceso está orientado a la toma de decisiones para conducir un sistema de cambio al interior de los centros educativos.

En ese sentido, una atmósfera digital como la que ofrece esta propuesta de innovación pedagógica de Sistema UNO internacional es consecuente con una visión alternativa de la evaluación en la medida que permite a las escuelas vincular a sus procesos de enseñanza y aprendizaje ambientes digitales. La necesidad de nuevas opciones de evaluación crece, y estos ambientes les permiten a los educadores desarrollar un gran potencial para mejorar sus prácticas evaluativas y a los estudiantes enormes posibilidades de refinar cada día la calidad de sus aprendizajes. Esto sin lugar a dudas brinda tanto a los docentes como a los niños y jóvenes la posibilidad de mejorar su desempeño e incrementar su formación integral.

Por otra parte, por medio de los resultados y análisis de las pruebas de habilidades y competencias practicadas por las empresas Lexium y Avalia ( ver gráfico 1, pag 52) —ambas al servicio de Sistema UNO internacional—, tanto los estudiantes como sus maestros tienen la oportunidad de fortalecer sus conocimientos, en la medida que estas pruebas les brindan un diagnóstico de sus fortalezas y debilidades, y de paso los motivan a implementar un plan de mejoras, en aras de enriquecer, valorar y retroalimentar de manera permanente los aprendizajes que se van obteniendo en cualquier espacio pedagógico, dentro y fuera del aula de clases.

El Sistema UNO internacional está conformado por una red de escuelas, lo cual implica idear una estrategia de formación muy poderosa que hace parte de un proceso pedagógico que permite definir una identidad digital propia, aspecto que pueden aprovechar los maestros como un insumo más para evaluar de una manera alternativa y diferente a sus educandos.

El cuadro de honor que hace la diferencia: una experiencia significativa desde el Colegio Americano de Barranquilla

Así como algunas estrategias educativas anticuadas han sido actualizadas en el siglo XXi, en el Colegio Americano de Barranquilla, ha sido transformado el sentido pedagógico del tradicional “Cuadro de Honor”, entendido hasta ahora como el listado de los estudiantes que han ganado altas calificaciones durante un período escolar y producto de un proceso de evaluación. Hoy este listado incluye, además de los jóvenes que han logrado puntajes altos en diversas áreas, los nombres de todos los estudiantes que han demostrado, por medio de una variedad de desempeños y evaluaciones, que sus talentos y dones especiales también cuentan y merecen ser reconocidos por la comunidad. Así vemos como en ese listado, fijado en la cartelera para que todos los estudiantes, docentes y padres lo vean, se puede encontrar al lado del nombre del joven destacado entre los otros por haber obtenido calificaciones altas en la resolución de problemas matemáticos, el nombre del joven músico que compuso una canción alusiva al carnaval de Barranquilla, o el del deportista que anotó el gol que llevó a la selección de fútbol del colegio a la victoria en los Juegos intercolegiados.

Gracias al apoyo de nuevas tecnologías y materiales didácticos que permiten integrar las diferentes áreas de estudio, como los que ofrece Sistema UNO internacional, los docentes han podido ser más creativos tanto en la selección de estrategias de enseñanza en el salón como en la forma como realizan las evaluaciones, y esto ha permitido que los intereses, estilos de aprendizaje y aptitudes de los estudiantes sean tomados en cuenta con mayor frecuencia. Así por ejemplo, la heterogeneidad en el salón de clases, lejos de ser un obstáculo para el proceso de aprendizaje, se ha convertido en una invaluable aliada del docente que quiere motivar a todos los estudiantes, conocerlos más de cerca y reconocer sus diferentes méritos de tal manera que no queden excluidos del cuadro de honor como en años anteriores. El cuadro de honor ya no se limita a quién gana un puesto en él según porcentajes y estadísticas, sino que rinde reconocimiento a la diversidad de los jóvenes en sus diferentes procesos de formación, enfatizando en la enorme riqueza artística, deportiva, lingüística, étnica y cultural que existe en el las aulas de clases.

En este Cuadro de Honor aparecen todos, incluso aquellos a quienes por muchos años nunca se les ha reconocido nada, los que quedaban año tras año en las sombras

El Cuadro de Honor que hoy les da la bienvenida a padres ansiosos de conocer más acerca de los procesos de formación de sus hijos el día de entrega de informes, ahora constituye una estrategia para acercar más a la familia al colegio. El evento no solamente es una oportunidad para que los padres puedan felicitar a sus hijos por la nota que hayan obtenido en una evaluación, sino que se convierte en una ocasión para apreciar el talento de un joven cuentero que hábilmente entretiene a otros estudiantes con narraciones, o al joven periodista que organiza la revista “Voces de Americanistas”, a la violinista que interpreta el violín en el Acto Cívico, o al joven que se dirige al público con una ponencia sobre derechos humanos en foros de filosofía. En ese Cuadro de Honor aparecen todos, incluso aquellos quienes por muchos años nunca se le ha reconocido nada, los que quedaban años tras año en las sombras, sin escuchar comentarios alentadores, sino por el contrario, frases repetitivas que les desanimaban, que les sembraban desconfianza, que les cerraban puertas a la posibilidad de triunfar en algo.

Como lo mencionamos anteriormente, algunos recursos que ofrece el Sistema UNO internacional apoyan esta diversidad en el aula. por ejemplo, las pruebas AVALIA que arrojan información valiosa respecto a características de estudiantes y docentes. Estas pruebas, junto con estrategias de Enseñanza para la Comprensión y Aulas Heterogéneas que se han venido trabajando desde hace algunos años en el Colegio Americano, proporcionan nuevas formas de motivar y evaluar a los estudiantes y han enriquecido el currículo, permitiendo compartir muchas experiencias entre las diferentes áreas que tradicionalmente han trabajado de manera fragmentada y aislada debido a las estructuras tradicionales.

En el concepto nuevo que aporta el Cuadro de Honor, todas las inteligencias y talentos son importantes y deben ser reconocidos; lo ideal es que las fortalezas identificadas en un estudiante puedan servir de apoyo para mejorar sus debilidades detectadas en otra área, dentro de un proceso de formación integral. Al ver sus nombres escritos en ese listado del nuevo Cuadro de Honor, a los estudiantes les sucede algo milagroso. Lo que los psicólogos han llamado “autoestima” se transforma en una energía maravillosa, que les permite motivarse en las clases en las que anteriormente perdían completamente el interés (porque de antemano, se sabía que uno “no era bueno para eso”).

Esa inteligencia o habilidad que permite que un estudiante haga parte del Cuadro de Honor es una de las muchas a las que se refieren los profesores (¡porque se habla ahora de que hay hasta siete!). Ahora es probable que cada uno de nuestros estudiantes piense que si hace el esfuerzo… sí puede comprender el tema de la clase de sociales que nunca le interesó, o el problema de matemáticas que anteriormente no tenía significado ni pertinencia para él. Ahora se le relacionan las cosas con facilidad, con la confianza que tiene en sí mismo, le es posible comprender mejor las cosas.

Como el Cuadro de Honor dice claramente: “Todos tenemos algo que aportar a la clase, todos podemos hacer cosas interesantes y valiosas, y en las diferencias que tenemos está la riqueza que somos como país”.

 

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Close
Back to top button
Close