Edición 31ExperienciasMaestros

El docente como promotor de lectura y escritura en casa

Contextualización

La experiencia se desarrolla en el marco de la pandemia mundial declarada desde el mes de marzo, cambiando de manera sustancial el modo de estar en la escuela, la pedagogía y el aprendizaje. La propuesta Proyectos de lectura y escritura en casa. Aprender en contexto, que se adelanta con una población de veintiún (21) niños de grado jardín (4 años) del Colegio Técnico Domingo Faustino Sarmiento, localidad de Barrios Unidos, fundamentada en la pedagogía por proyectos, se concreta en “Volemos juntos en el cielo”, un proyecto de aula negociado y altamente significativo para los niños y las niñas. Se parte de entender, de acuerdo con Emilia Ferreiro (2008) que “se trata de leer y escribir en un mundo cambiante. Los verbos ‘leer’ y ‘escribir’ han dejado de tener una definición inmutable: no designaban y tampoco designan hoy día actividades homogéneas. Leer y escribir son construcciones sociales, cada época y cada circunstancia histórica da nuevos sentidos a esos verbos”. Por lo tanto, el proyecto empieza por explorar el contexto de la población estudiantil.

La propuesta Proyectos de lectura y escritura en casa.

En el grupo de maestras del ciclo surgieron estas preguntas: ¿Cómo involucrar de manera armónica a los niños desde el sentir y estar actual, en un proceso significativo de acceso a la lectura y la escritura en tiempos de distanciamiento? ¿Qué escribimos y leemos en casa? ¿Cómo acceder de manera significativa y auténtica a estos procesos de enseñanza a través de las redes digitales? ¿Qué tipo de talleres proponer? ¿Cuál es el rol de la docente en la educación remota? Para llegar a respuestas, en un proceso de reflexión-acción, las docentes acudieron a fuentes teóricas y metodológicas que las llevaron a proponer secuencias innovadoras concertadas con los niños, niñas y padres familia.

Con el desarrollo de estas secuencias se está motivando el seguimiento del aprendizaje con emoción y se accede a diferentes temas del proyecto, de manera interdisciplinar, utilizando diferentes herramientas digitales asincrónicas y sincrónicas para transcender en el proceso de adquisición de la lengua en estas edades que, en época de cuarentena, demandan otro modo de ser y estar.

Reuniones de padres una vez por semana para orientar y acompañar
los procesos de los niños.

En consecuencia, nos preguntamos: ¿La creatividad es uno de los principios que orientan las estrategias para garantizar aprendizajes, cuidado y permanencia? Se propusieron diferentes modalidades pedagógicas, propicias para la interacción con los niños y los padres de familia:

  • Videoclases del proyecto institucional: “matemáticas con sabor a juego”.
  • Videos de clases cortas preparadas en el marco del proyecto, por ejemplo: Lectura en voz alta con imagen y sin imagen.
  • Asambleas, dos veces por semana, de 10 minutos, “para conversar y emocionarnos”.
  • Reuniones de padres una vez por semana para orientar y acompañar los procesos de los niños.
  • Preparación de talleres de proyectos específicos enviados vía correo electrónico para realizar y chequear a través de listas de cotejo o rúbricas de trabajo.
  • Videoclips de acompañamiento emocional y la dimensión físico-creativa.
  • Acompañamiento telefónico y videollamada cuando no se comprende la consigna.
  • Lectura de cuentos en sala o lectura de cuentos con los padres (PDF, Power point) y conversatorios en asamblea.

Se llegó al acuerdo de desarrollar el proyecto Leer y escribir; aprender y disfrutar en contexto- estando en casa, lo que llevó a indagar sobre los textos que se encuentran en los hogares. Siempre se tiene en cuenta al trabajar con cualquier texto, seguir postulados de la pedagogía del lenguaje, asumiendo que leer y escribir son procesos complejos, que se cualifican si se invita a entrar en lo escrito a través de la vida misma y de los textos en situación, y no a través de ejercicios y de palabras fuera de contexto o de letras aisladas (Jolibert y Sraiki, 2006).

El docente como promotor de lectura y escritura en casa

Por lo tanto, entre todos, se buscaron en casa textos auténticos para jugar y aprender. Esto posibilitó enganchar a los estudiantes en situaciones reales de aprendizaje y contar con los padres de familia para aprender a regular la propia actividad cognitiva de lector /comprendedor y productor de muchos tipos de textos. Algunas de las secuencias que se trabajaron fueron:

Proyecto de química en la cocina. Leer y clasificar empaques de las cosas de aseo, cocina, medicinas. Se leyeron contenidos e instrucciones encontrados en casa. Proyecto mensual. Lista de mercado y gastos. ¿Qué aprendimos?

Lectura: Buscar las listas de mercado y guardarlas en el banco de listas. Leer y comparar precios. Conversar sobre los gastos de la casa. Consultar en Internet precios en otros supermercados. Comparar precios mes a mes.

Escritura: Revisar qué hace falta y qué necesitamos. Escribir la lista del mercado. Clasificar necesidades. Escribir y escribir secuencias de uso de los productos. Ayudar en casa a mejorar la ingesta de alimentos procesados.

Formatos Estratégicos

Proyecto – El jabón. (Lenguaje, ciencias naturales, sociales, ecología, matemáticas).

Competencias en lectura y escritura: leemos recetas, preparamos, escribimos y comemos juntos.

Evaluamos el proceso. Lo que estamos haciendo. Lo que vamos a aprender. Para garantizar la conexión de la profesora con los niños y sus familias se organizaron diversas actividades y formatos estratégicos a manera de enganche:

  • El uso de la página del proyecto de aula en Facebook, al ser una modalidad antigua que los padres conocen y manejan ha sido positiva. La participación es del 100%.
  • Las videoclases cortas, a las cuales ellos acceden en el momento que pueden, toman los tutoriales y los desarrollan en compañía de los padres.
  • Los videos de lectura en voz alta, con ambientes preparados y planificados. A lo largo del proceso se percibe el placer por parte de los espectadores.

Valoración del estar bien

Nos apoyamos en teorías sobre las emociones con autores como Francisco Mora (2003): “… la puerta de entrada al conocimiento es la emoción. Y es con la emoción como se despierta la curiosidad de la que sigue la apertura automática de las ventanas de la atención, lo que pone en marcha los mecanismos neuronales del aprendizaje y la memoria”.

A partir de ello —y teniendo en cuenta el principio de concertación que subyace en la pedagogía por proyectos— se indagó con los niños la mejor forma de conectarse y estar bien. Algunas secuencias pedagógicas apuntando al bienestar de los niños y sus familias son:

Leer instrucciones y divertirnos en la cocina con mis papás

Ejemplo: Instrucciones para la preparación de avena Quaker instantánea. Información nutricional. Información del producto.

Proyectos específicos de lectura en casa

  • Cómo llega el agua a casa para pequeños y grandes.
  • Leo textos informativos: facturas de servicios públicos.
  • Reviso y leo datos de consumo mensual.
  • Leo el resumen de la cuenta (leo letra menuda o pequeña).
  • Reconozco el uso responsable del agua.
  • Construyo una ruta interna en el hogar de ahorro de agua.

Proyecto de interrogación de textos de la cocina y nutrientes que aportan: vamos a hacer pasta Planificación; reparto de tareas; evaluación del proceso; resoluciones. Vamos aprender: ¿Cuáles son los nutrientes de la pasta (desde ciencias)? Investigaremos sobre el ácido fólico, Zinc, Hierro, Vitamina A.

Vamos a revisar los contenidos matemáticos.

Los niños comunican sus reflexiones sobre el mundo físico, reconociéndose en un espacio-tiempo

El docente como promotor de lectura y escritura en casa

Proyecto de escritura
La producción textual, aunque aún no se expresa con el código estándar, ha posibilitado que los niños comuniquen sus reflexiones sobre el mundo físico reconociéndose en un espacio-tiempo con las coordenadas adecuadas:

  • Enuncian lo que ya aprendieron: Registran el mes, el día y su clima. Escriben el número correspondiente.
  • Dibujan el estado del clima.
  • Consolidan información mes a mes.
  • Hacen estadísticas de días de lluvia y días de sol o de días mixtos.
  • Toman conciencia de lo que van a aprender:

    Expresar información sobre el comportamiento del clima cada dos meses de manera oral. Hacer cuadros de comparación. Hacer secuencia de números. Días de la semana: ayer, hoy, mañana y pasado mañana. Dominar estas coordenadas contribuye al bienestar de los niños porque les produce confianza al ubicarse conscientemente en las dimensiones del espacio-tiempo.

Monitoreo y seguimiento

Para crear un espacio en donde los niños siguieran enganchados con su proyecto de aula, negociado antes del confinamiento, se ha indagado y reflexionado sobre diferentes herramientas digitales para la interacción afectiva, pues en esta edad los tiempos de atención y sostenimiento de actividades son diversas. Los docentes exploramos diferentes formas de interacción: al inicio, el uso del WhatsApp, herramienta de uso cotidiano y auténtico, predominante en la mayoría de las casas; y luego, la videoconferencia vía telefónica, el uso de la plataforma Zoom; la página especial del proyecto en Facebook; Blogs del colegio con contenidos sobre el proyecto, videoclases preparadas (guion corto, audios).

Se tuvo en cuenta la situación de todos los niños, algunos sin buena conectividad. Se entregaron, entonces, secuencias en físico, en una fase intermedia. Posteriormente todos los niños lograron la conexión digital.

Las estrategias desarrolladas en el tiempo de cuarentena se han basado en:

  1. Tener en cuenta una semana de secuencia de proyecto específico y una semana de acompañamiento.
  2. Uso de la lista de cotejo para hacer seguimiento de los talleres concertados.
  3. Rúbrica de trabajo concertado con los niños.
  4. Autoevaluación en asamblea, coevaluación.

La sistematización de la experiencia

Las docentes contamos con un amplio espectro de reflexiones originadas en el reconocimiento del contexto escolar, necesario para avanzar en la sistematización de la experiencia y continuar con el trabajo compartido en equipo:
La búsqueda de vías innovadoras para transformar en el día a día el proceso de aprendizaje.

La competencia efectiva —el poder de la palabra— necesaria para enganchar a los niños y evitar la deserción.

Reconocer que los niños entronizan muy bien con los medios digitales y es ágil su acceso a este medio.

El rescate de la compañía de los padres en los procesos de sus hijos: los niños se sienten acompañados y emocionados. Sus padres aprenden junto a ellos.
La re-significación de los maestros sobre la realidad digital y la difusión y construcción de saberes por estos medios.
La competencia efectiva —el poder de la palabra— necesaria para enganchar a los niños y evitar la deserción.
La importancia de cómo se ejercen derechos y deberes a través de este medio.
El hallazgo de nuevas competencias de los niños silentes en el aula regular.
El papel de interacción y mediación del maestro.
El aprendizaje sobre la cortesía y las etiquetas de la vida virtual, entre otros temas.
La posibilidad de investigar a través de la contingencia.
La necesidad de actualizar los marcos teóricos sobre la pedagogía en tiempos de distanciamiento.
La escritura del grupo de maestras, destacando cómo los niños no son los únicos que escriben sino todos los que estamos interesados en aprender.

Julieta Rojas Charry

Magíster en Pedagogía de la Lengua Materna Especialista en Lenguaje y Pedagogía de Proyectos Docente Investigadora SED Red de Maestros Transformadores en Lenguaje - Nodo Bogotá-Colectivo EnContexto. Maestra Colegio Técnico Domingo Faustino Sarmiento.

Artículos relacionados

Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button