DigitalEdición 27

“El bilingüismo que transformará el mundo”

Mucho se ha dicho y escrito acerca del rol del inglés para crear oportunidades económicas y profesionales, y de cómo el conocimiento de esta lengua es un factor clave para el desarrollo de los países. Si bien estos son excelentes motivos para asegurarnos de que todos los niños y jóvenes dominen en algún grado el idioma, en Cambridge Assessment English creemos que hay razones aún más poderosas para hacer foco en el bilingüismo: ser bilingüe, antes que nada, construye las actitudes y capacidades necesarias para generar los agentes de cambio que transformarán nuestras sociedades, nuestros países, el mundo en que vivimos.

Manejar dos lenguas y alternar entre ellas tiene impactos positivos en todos los niveles. Diversos estudios nos indican que el bilingüismo favorece el desarrollo cognitivo y las competencias socioemocionales, en especial las funciones ejecutivas: la capacidad de resolver problemas, de alternar y priorizar tareas, de ignorar información irrelevante. Las personas bilingües son además mejores comunicadores y hablantes en su primera lengua, son más creativos y flexibles, y tienen una noción clara (porque lo viven a cada momento) de que todo se puede decir de formas distintas y pensar desde diferentes perspectivas. Esa es la mirada que necesitamos desarrollar en quienes construirán un mundo con más diálogo, más inclusión, más y mejor comunicación entre personas.

El sentido común nos indica que para entender el significado de algo es necesario contrastarlo con otra cosa, para discernir entre esas diferencias y similitudes qué aspectos hacen a cada cosa única y singular. Aprender una segunda lengua también contribuye a una conexión más plena con la propia identidad cultural e historia familiar. Cuando elevamos este impacto al plano social, y empezamos a soñar en cómo sería un país en el que las escuelas garanticen un grado de bilingüismo basado en un enfoque pluricultural, nos inspiran los estudios que han hallado en las personas que aprenden una segunda lengua una mayor empatía, curiosidad sobre las culturas, tolerancia a la diferencia y sentido de justicia social, así como una orientación al diálogo internacional, la colaboración y la ciudadanía global, y la reducción de prejuicios culturales.

El sentido común nos indica que para entender el significado de algo es necesario contrastarlo con otra cosa, para discernir entre esas diferencias y similitudes qué aspectos hacen a cada cosa única y singular. Aprender una segunda lengua también contribuye a una conexión más plena con la propia identidad cultural e historia familiar. Cuando elevamos este impacto al plano social, y empezamos a soñar en cómo sería un país en el que las escuelas garanticen un grado de bilingüismo basado en un enfoque pluricultural, nos inspiran los estudios que han hallado en las personas que aprenden una segunda lengua una mayor empatía, curiosidad sobre las culturas, tolerancia a la diferencia y sentido de justicia social, así como una orientación al diálogo internacional, la colaboración y la ciudadanía global, y la reducción de prejuicios culturales.

La persona bilingüe aporta sus valores y perspectiva a la sociedad, y una masa crítica de estas personas tiene la capacidad de transformar sus comunidades, que a su vez pueden generar cambios en sus países y que, en una escala global, pueden transformar al mundo en un hábitat cuyos árboles tienen raíces profundas y ramas abiertas e interconectadas: un gran bosque en el que cada árbol es fuerte y sano y único pero en el cual, al mirar sus copas, se hace difícil distinguir dónde termina uno y comienza el siguiente. En una sociedad como la colombiana, marcada por un conflicto histórico producto de la inequidad social, el aprendizaje de las lenguas extranjeras puede abrir ampliamente el camino hacia el encuentro con el otro, el que piensa diferente, y propiciar la reconstrucción de los vínculos entre los ciudadanos.

Es por todo esto que en Cambridge Assessment English dedicamos todos nuestros esfuerzos a la misión de “ayudar a millones de personas a aprender inglés y demostrar sus habilidades al mundo”. Porque en lo individual una certificación internacional de inglés es la llave que abre la puerta a un mundo de oportunidades, y eso es muy bueno. Pero el verdadero potencial de la evaluación está en su rol clave para asegurarse de que todos los estudiantes de una escuela, de un sistema educativo, de un país, alcancen efectivamente las competencias necesarias para comunicarse a nivel global y aportar a la sociedad desde sus habilidades blandas, ese conjunto de superpoderes que da el bilingüismo y que transformará al mundo. Y eso, sin lugar a dudas, es mucho mejor. RM

Mostrar más

Pablo Toledo

Gerente de Evaluación, Cono Sur y Andes Cambridge Assessment English.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Close
Back to top button
Close