Edición 28Especial Wise

Disrupción positiva en la educación: una lista de verificación para obtener la demanda adecuada de edtech

La edtech, o tecnología para la educación, es un mercado de vendedores clásico: los gobiernos de todo el mundo están desesperados por hacer que sus gastos sean más eficientes y efectivos para impulsar los resultados educativos.

Cuando un proveedor de edtech llega a ellos con presentaciones brillantes y promesas de aprendizaje de pared a pared, es fácil dejarse seducir por la creencia de que esto, y solo esto, es la solución.

Esta puede ser una perspectiva ligeramente cínica, pero no está lejos de la verdad. Desafortunadamente, también ha resultado en casos fallidos de edtech en países de todo el mundo. Un ejemplo fue la iniciativa One Laptop Per Child en Perú, que quince meses después de la implementación tuvo un impacto nulo en las calificaciones de los exámenes de matemáticas y lectura.

Muy frecuentemente en el pasado, los gobiernos no han tenido el lado correcto de la demanda. La tecnología mejor diseñada no entregará resultados a escala, a menos que se implemente dentro de un entorno propicio que pueda soportarla adecuadamente.

Una tecnología bien integrada, construida con un propósito claro y diseñada para un sistema local puede marcar una verdadera diferencia, especialmente cuando ese entorno propicio es correcto y los bloques de construcción adecuados están en su lugar. En otras palabras, esa misma tecnología, o similar, puede ofrecer mejoras reales. Un gran ensayo aleatorio de control en zonas rurales de China, donde las TIC se introdujeron en las clases de inglés, mostró que la implementación de equipos digitales en las escuelas no tenía ningún efecto en el aprendizaje. Pero cuando el equipo se integró en las prácticas de enseñanza, tuvo un efecto; los puntajes de las pruebas de los estudiantes de quinto grado mejoraron en 0.08 desviaciones estándar.

Tusome, un programa nacional de alfabetización presentado por el Ministerio de Educación de Kenia, incluye materiales didácticos digitalizados y comentarios de los maestros que utilizan tabletas en 25.000 escuelas. Si se amplía por materias, Tusome podría cerrar la brecha entre lo que los niños deberían haber aprendido después de un cierto período en la escuela y lo que realmente aprenden por menos de $150 por niño.

Entonces, ¿cómo pueden los gobiernos hacerlo bien? En la Comisión Pathways for Prosperity, copresidida por Melinda Gates, Sri Mulyani Indrawati y Strive Masiyiwa, hemos estado examinando esta pregunta en un informe reciente: Disrupción positiva. Este establece los principios que los gobiernos pueden seguir para la implementación exitosa de edtech. Estos principios incluyen “diagnosticar el problema antes de asumir que la tecnología puede solucionarlo” y “enfocarse en el software (por ejemplo, habilidades y capacitación) no solo en un hardware destacado”.

Entonces, sobre la base de esa investigación, nos estamos volviendo más específicos y hemos elaborado una lista de verificación para ministros y jefes de agencias. Esto representa victorias rápidas que deberían ser posibles de inmediato dentro de su autoridad existente.

1. Cree mapas digitales y paneles para la toma de decisiones.

La era digital está impulsada por los datos, pero los datos solo tienen un impacto si proporcionan información o respaldan la toma de decisiones. Los ministerios de educación deben crear mapas, tableros u otras herramientas para todo el sistema que favorezcan el monitoreo en tiempo real de los indicadores clave. Esto podría usarse para monitorear la infraestructura y el personal (por ejemplo, el portal de mapeo de escuelas de Ghana), así como los resultados de aprendizaje (por ejemplo, VISHWAS en India). Esta es una forma de costo relativamente bajo para comprender el desempeño e identificar prioridades para la asignación oportuna de recursos. Para extender el impacto, haga que estos datos administrativos sean abiertos y accesibles para ayudar a los proveedores, empresarios y comunidades locales.

2. Estandarice los datos en su red educativa.

Los ministros y los jefes de agencias generalmente pueden establecer parámetros en todo el sistema. La estandarización de la forma como se recopilan, almacenan, usan y protegen los datos es una prioridad crucial. Los datos deben ser consistentes, es decir, estandarizados, entre las escuelas y los distritos para generar ideas de todo el sistema. La plataforma VISHWAS, mencionada anteriormente, está creando una forma estandarizada de recopilar datos educativos consistentes en todas las escuelas. Los ministros de educación también pueden ser defensores poderosos en el gabinete para estandarizar los enfoques de todo el gobierno respecto a la protección de datos, un tema fundamental que requiere una política coordinada.

3. Equipe a los profesores con información.

La tecnología digital es una manera fácil de obtener la guía más reciente por parte de los maestros. Esto puede incluir pautas para planes de lecciones, servicios de mensajería para intercambiar consejos y buenas prácticas, bibliotecas digitales o materiales de video. También en India, DIKSHA es una biblioteca digital revisada en crecimiento con planes de lecciones y materiales. Además de cerrar las brechas de conocimiento entre los trabajadores de primera línea, las herramientas digitales también los ayudan a participar en circuitos de retroalimentación, y les brinda información directa a los gerentes y planificadores.

4. Pruebe y aprenda a través de la personalización local.

Lograr impacto con la nueva tecnología es bastante difícil: las herramientas que funcionan en un contexto pueden fallar en otro.

Las instituciones educativas deben adoptar protocolos administrativos y de toma de decisiones que permitan el codiseño, el aprendizaje rápido y una cultura organizacional que acepte el riesgo de fracaso. Los grupos y organizaciones de investigación (por ejemplo, la Fundación Central Square) continúan evaluando nuevas intervenciones, pero estas tecnologías probadas seguramente tendrán que adaptarse para funcionar en nuevos contextos. Por supuesto, la adquisición es más costosa a pequeña escala, pero los donantes y otras organizaciones pueden ayudar a financiar la personalización, el codiseño y las pruebas. La efectividad de esta lista de verificación dependerá de los puntos de partida de un país, pero los pasos pondrán a una nación en camino para aprovechar el inmenso potencial de la tecnología digital para mejorar el aprendizaje para todos y evitar las trampas de la atracción tecnológica. RM

Mostrar más

Elizabeth Stuart

"Directora ejecutiva de la Comisión Pathways for Prosperity sobre tecnología y desarrollo inclusivo, con sede en la Escuela de Gobierno Blavatnik de la Universidad de Oxford. Es experta principal en políticas de desarrollo internacional, y anteriormente dirigió un programa de investigación y fue investigadora principal en el Instituto de Desarrollo de Ultramar. Es ex directora de política e investigación de Save the Children UK. Dirigió la oficina de Oxfam Internacional en Washington DC durante 7 años. Elizabeth fue anteriormente periodista financiera de The Guardian y BBC. Tiene una licenciatura en lenguas modernas y una maestría en literatura y política."

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close